La población del distrito de Juan Guerra, viene sufriendo también la racionalización del servicio de agua potable que se capta de la quebrada Shatuyacu, zona donde la Municipalidad distrital adquiere el recurso hídrico, pero que durante los últimos años viene sufriendo una disminución de su caudal por el avance de las actividades agrícolas sin control.

De cuerdo a información proporcionada por el alcalde Julio Lozano, su comuna administra el servicio de agua potable a 1800 conexiones domiciliarias, de los cuales solo la mitad cumple con su pago mensual e incluso algunos vecinos desperdician el agua cuando sus tanques se llenan y dejan que el agua se desperdicie. Esta situación que ha puesto en alerta en las autoridades locales, ha generado que el alcalde y sus regidores, acuerden junto al Comité de Gestión de la Microcuenca del Cumbaza (CGMC), realizar una campaña de sensibilización para que la población entienda que el agua es un recurso que necesita mantenerse en las partes altas para las actividades domesticas y agrarias.

En las próximas semanas, el municipio juanguerrino y el CGMC, organizarán jornadas visita a la población, para explicar la situación vulnerable de la zona de captación, ya que en las partes altas existen varias chacras que han avanzado hasta las cabeceras de cuenca y no respetan la faja marginal, situaciones que no garantizan la cobertura boscosa necesaria para que el ciclo del agua se realice y de esta forma asegurar agua permanente para las partes bajas.

Tarapoto 14 de mayo de 2015.