Comunidades nativas del alto Cumbaza recibiran retribución para conservar bosques

Ante la necesidad de contar con mayor cantidad de horas de servicio de agua para Tarapoto, Morales y La Banda de Shilcayo, desde inicios del presente año el Comité de Gestión de la Microcuenca del Cumbaza (CGMC) impulsa el Mecanismo de Retribución por Servicios Ecosistémicos Hídricos (MRSEH) junto a las comunidades nativas de Chunchiwi, Chirikyacu, Aviación y Alto Shamboyacu, comunidades que al mantener la cobertura boscosa de las zonas que generan agua para las partes bajas, recibirán una retribución que actualmente se genera con el aporte de los arroceros integrados en la Junta de Usuarios Tarapoto.

 

La Retribución que recibirán las CCNN en base a los fondos del MRSEH, será transferido a las comunidades, quienes no recibirán dinero en efectivo pero sí materiales, insumos, capacitación y equipos que aseguren el manejo adecuado de las áreas de cultivo, la prevención de invasores y por ende la reducción de las zonas deforestadas, asegurando de esta forma el mantenimiento de las cabeceras de cuenca que aporten a mantener el nivel de las aguas, mientras que a largo plazo se consiga el incremento de las mismas.

 

Campaña por la conservación de los bosques

Para fortalecer este objetivos de conservar las cabeceras de cuenca, el CGMC realizó durante los meses de julio y agosto una campaña de sensibilización con las cuatro comunidades para explicar mediante Toldos Informativos, la necesidad de que los bosques se mantengan en pie como parte del proceso ecológico que asegure la regulación del agua que se necesita en las partes bajas para el consumo humano, las actividades agrícolas, industriales, comerciales, turísticas y todas las demás necesidades humanas.

 

Los Toldos informativos que fueron realizados con el apoyo y participación de instituciones como CEDISA, EMAPA San Martín, Red de promoción de la Mujer, PEHCBM, Municipalidad Provincial de San Martín, Asociación Alto Ahuashiyacu, Asociación Churo Quebrada, la cooperación alemana en el Perú implementada por la GIZ mediante su programa ProAmbiente, contó con el respaldo de la FEPIKRESAM y las autoridades comunales, quienes de forma articulada están trabajando para asegurar agua para la población urbana.

 

Siguientes pasos

Durante los siguientes meses, estas acciones de sensibilización se trasladarán a la ciudad, donde se trabajará con estudiantes y asociaciones de viviendas, quienes en un futuro podrán integrarse al Mecanismo de Retribución mediante su aporte al fondo de conservación y se incrementen las actividades para conservar los bosques de las partes altas.

 

Tarapoto 18 de agosto de 2015.